Davo Valdés de la Campa

María Naidich Chapital es una joven artista que nació en Cuernavaca. En su sangre corre una mezcla de antepasados argentinos, mexicanas y españoles, estos últimos refugiados de la Guerra Civil. Desde temprana edad se interesó por el vidrio fusionado en el taller de su madre. Tuvo su primera exhibición en la 2da Bienal de Arte en Vidrio en el Museo del Vidrio en Monterrey, México. Mientras cursaba el bachillerato estudió paralelamente un diplomado de fotografía en el Centro Morelense de las Artes y posteriormente en la Escuela Activa de Fotografía.

1-2

Su naturaleza exploradora la llevó al viejo continente a estudiar la licenciatura en Bellas Artes en el departamento de TXT (textil y texto) en Gerrit Rietveld Academy en Ámsterdam, Holanda. Durante ese tiempo también  lleva a cabo una intensa producción e investigación artística, explorando diferentes temas relacionados a la interacción entre el cuerpo y la vestimenta, la identidad y fenómenos sociales exóticos. Su obra también está atravesada por temáticas socio-politicos como en su proyecto “PRESENTE!”, expuesto en la galería “Eight Cubic Meters” en Amsterdam y publicado en la revista cubana El Toque. En los últimos dos años ha ido viajado por diferentes rincones del mundo, travesía que la condujo a su tema de estudio actual, por medio de diferentes métodos de trabajo como la colaboración e intervención de espacios. Como el proyecto “Red Croissant Collective”, creado específicamente para el monumento más antiguo de Ámsterdam, la iglesia “Oude Kerk”, presentando durante la exposición “Wonder&Wander”.

A través de su obra cuestiona y reflexiona sobre temas relacionados con su identidad, y desde hace unos años se ha interesado por su ciudad natal como tema de estudio, específicamente en relación a la transformación del espacio. También ha presentado “SKYPER” para el festival Rietveld UNCUT 2016 “BOTS, BODIES, BEAST-The art of being Humble” en la casa de la cultura flamenca “Brakke Grond”.

1

¿Eres de Morelos o en qué momento llegaste?

Soy de Morelos. Mis papás se mudaron a Cuernavaca muchos años antes de que yo naciera. Mi mamá huía de la locura capitalina y mi papá de la dictadura en Argentina.

¿Cuál era tu impresión de la ciudad?

Creo que haber tenido una infancia en Cuernavaca es de afortunados, crecí rodeada de naturaleza, jugando en la barranca y yendo a la escuela de “chor y chancla”. Empecé a tener una opinión acerca de la ciudad cuando dejé de ser una niña y me convertí en una adolescente. Cuernavaca me parecía una ciudad linda pero aburrida: las mismas caras de toda la vida me daban ganas de cortarme las venas y por eso pasaba mucho tiempo en el centro, en el Cine Morelos (cuando todavía era bonito y pulgoso, antes de parecer baño de balneario), en el cuarto oscuro del CMA o en el Café Paraíso, (el de abajo del puente de los mariachis que ya no existe). De repente, la ciudad se puso muy peligrosa y todo valió madres.

¿Por qué decidiste ser artista?

No es algo que haya decidido, ni es un título que yo utilice mucho… mi trabajo es tan parte de mi vida que no veo una división entre estas dos. Es una práctica muy natural…

img_5449

¿Por qué decidiste irte de Cuernavaca?

Principalmente por la inseguridad, Cuernavaca se convirtió en un lugar inhabitable, pasaron muchas tragedias cerca de mí. Por otro lado, esta condición limitó mucho el desarrollo cultural de la ciudad y habían muy pocas propuestas. En ese entonces estudiaba en el CMA, terminé el diplomado de fotografía y empecé con clases de dibujo, pintura y alguna cosa más. Me aburrí de copiar manzanas en clase de pintura, de dibujar durante tres horas a una mujer desnuda todos los miércoles y de los fines de semana ir al Jardín Borda a ver más pinturas de mujeres desnudas… El sistema educativo en México, principalmente en el sector artístico, es muy frustrante y poco innovador.

¿Cuál es tu percepción de la ciudad desde donde estás?

Me fui muy dolida de México. Estando lejos he aprendido a querer a mi ciudad otra vez. Hace precisamente un año regresé un par de meses a Cuernavaca y fue un viaje que cambió muchísimo mi percepción de la ciudad y que también desencadenó una serie de preguntas acerca de mi practica como artista que cambiaron la dirección de mi trabajo. Tristemente sigo viendo un lugar muy dañado, pero con muchas cosas que se pueden mejorar. Es en eso que para mí el arte tiene sentido. Cuando el arte, además de servir como placer, también puede servir para transformar y mejorar las cosas, sensibilizar y expandir mentes, transformar lugares. Creo que en Cuernavaca hay mucha gente con muchas ganas e iniciativas de crear y transformar por medio del arte y esto me parece super interesante.

¿Hay alguna relación entre tu obra y Cuernavaca?

Cuernavaca ha sido un tema clave para mi proyecto mas reciente “Perhaps my only true country is my body” (“tal vez mi único verdadero país es mi cuerpo”), en el que empecé a trabajar justamente hace un año, después del viaje a México. Es un proyecto en curso, una investigación acerca de la búsqueda de mi identidad y la transformación del espacio y los cambios de fondo, enfocado en la selva como una entidad y un espacio de constante transformación. Recientemente expuse este proyecto en forma de instalación -performance, con proyecciones de imágenes y videos del jardín de la casa en donde crecí en Cuernavaca. Las proyecciones cubrían completamente el espacio y los cuerpos de los visitantes se convertían parte de la selva al servir como superficie para las proyecciones, acompañado de un soundscape con sonidos selváticos mezclados con tonos electrónicos creado en una improvisación en vivo por !NERTIA. Quería traer un pedacito del lugar del donde crecí a Europa; a la jungla de concreto. La instalación es un intento de jungla por su calidad extremadamente digital. De repente se desmorona, las proyecciones se apagan y los sonidos también, sólo queda la jungla de concreto, los restos de algo que alguna vez fue grandioso.

1-4

¿Cuál es tu percepción del circuito artístico en Morelos desde donde estás?

Veo muchas cosas efervesciendo, hay una energía muy fuerte por crear, y eso es lo más importante de todo: estar activos. Me gusta mucho la diversidad de disciplinas que hay en la ciudad, hay mucha música, letras, pintura… Ahora me gustaría ver a estas disciplinas doblarse y dar vida a otras nuevas que tal vez aún no tienen nombre, dar mas espacio a la experimentación, enfocarse en los procesos más que en los resultados. Ver más colaboraciones, pues creo que generan muchísimo y eso es algo que me encanta del proyecto Ruina tropical.

¿Te interesa alguna artista/proyecto morelense?

El trabajo de Jerónimo Gómez, que reorganiza las reglas de la poesía y las letras con resultados muy interesantes. Leonardo Requejo un gran gran músico, Andrea Spiker; diseñadora gráfica con un trabajo editorial impresionante, que curiosamente conocí acá en Amsterdam las dos siendo guayabas. Emilio Gordoa; vive en Berlin y trabaja con composiciones musicales muy experimentales para proyectos de danza.

María Naidich recientemente se graduó con el proyecto “Perhaps my Only True Country is my Body” presentado en forma de instalación en el Glass Pavilion de la academia Gerrit Rietveld Academie. Para conocer su obra pueden visitar: www.marianaidich.com

dsc_0658

img_4984

1-5

7 6

Related Posts

Leave a Comment