||| María Fernanda Muñoz|||

 

El 19 de mayo los árboles comenzaron a caer. El proyecto de modernización de la autopista La Pera-Cuautla existe desde 2013 y gracias a un amparo se logró postergar hasta este mes.
En octubre del 2016 el amparo perdió valor por un fallo a favor del proyecto de la Secretaría de Comunicación y Transportes. El gobernador de Morelos tuiteó: “Habrá autopista #Morelos”.
Siete meses después cayeron los guayabos, las jacarandas y los amates amarillos. Los tepoztecos bloquearon la autopista, tomaron la caseta; gastaron sus noches en cuidar el camino, hablaron con su presidente municipal,con la Profepa, recorrieron juntos el camino devastado.


Aproximadamente 49 especies de árboles se verán afectados por la modernización y con ello especies de animales también. Pájaros se quedarán sin hogar, el calor aumentará y al igual que el tráfico. La Semarnat reconoció que es un proyecto que atenta contra las leyes ambientales y la protección de especies, los tepoztecos tienen éste y más oficios que prueban la ilegalidad de la modernización carretera.
Los árboles viejos mueren lento. Sus cadáveres se sentían frescos todavía al inicio de esta semana. Las hojas verdes se hicieron pardas y los pequeños frutos se tornaron negros. Los tepoztecos gritan, se desespera, se lamentan, maldicen. Sus árboles han muerto.

 

 

Related Posts

Leave a Comment