Davo Valdés de la Campa

 

Hay algo en la estética de la ruinas que nos fascina. Dice Roland Barthes “no soportamos más que la ruina, el monumento, el kitsch o el retro, que es divertido”, ¿pero es eso lo único que nos dice la grieta en una pared o el deterioro de los muros exteriores de las casonas en los centros de las ciudades o los restos de las fábricas? ¿La ruina es sólo un fondo, un motivo o un pretexto estético que satura de manera superficial el internet con el furor por el ruin porn?

Dice Walter Benjamin en su mítico texto sobre el Ángel de la Historia, a partir del un cuadro de Klee que se llama  Angelus Novus: “en él se muestra a un ángel que parece a punto de alejarse de algo que le tiene paralizado. Sus ojos miran fijamente, tiene la boca abierta y las alas extendidas; así es como uno se imagina al Ángel de la Historia. Su rostro está vuelto hacia el pasado. Donde nosotros percibimos una cadena de acontecimientos, él ve una catástrofe única que amontona ruina sobre ruina (…)”. ¿No podría entonces la ruina levantarse como herramienta de la memoria? ¿No es la memoria el aglutinamiento de las ruinas que significan algo para nosotros y que de pronto no sabemos cómo leer?

Creo que esa es la visión de la ruina de la artista interdisciplinaria María José Alós, específicamente la serie “Ruinas contemporáneas” (2014/2015) que retrata escombros y desgastes de detalles específicos de casas en Cuernavaca.

María José Alós ha dedicado su obra a explorar la identidad, la memoria, lo fragmentario, el pastiche, la apropiación, la reeescritura, la cultura del remix, el palimpsesto y el montaje; y también a la reflexión de las prácticas de archivo, el metraje hallado, todo a través de medios tan distintos como el video, la fotografía, y más recientemente a través de la escritura, el sonido, y la instalación. Su búsqueda parte desde lo que se denomina como Narrativas del Yo o Escrituras de vida, ejecutadas a través del retrato, el autorretrato, el paisaje, la biografía, la autobiografía y la autoetnografía.

Ruinas contemporáneas es una serie sobre todos los que se fueron y volvieron a una ciudad destruida. Las paredes descarapeladas aún con los colores de la infancia, las barrancas inamovibles en el fondo, detrás de los mosquiteros, el aroma de alberca estancada, la vegetación graffiti, el cristal roto con el follaje tropical de frente, recuperando su terreno perdido: la metáfora perfecta de esta ciudad.

 

 

María José Alós (México, 1980), artista interdisciplinaria dedicada al video, a la fotografía, y más recientemente a la escritura, al sonido, y a la instalación. Actualmente es participante del programa de posgrados de calidad MaPa (Maestría en Producción Artística) con el proyecto Mitología familiar (fuera de campo) en la UAEM Morelos, becado por el CONACyT.

Puedes ver más de su trabajo en www.mariajosealos.com

Dentro de la cual realiza una estancia académica en el tercer semestre, en Cataluña España, París Francia y Berlín Alemania. Con licenciatura en Artes Visuales por la ENPEG La Esmeralda y estudios técnicos en la Escuela Activa de Fotografía. Participante en diversos diplomados, talleres y seminarios en espacios como el Programa de Estudios Interdisciplinarios del CENART, Cineteca Nacional, CENTRO de Cine y Diseño, Centro Cultural Helénico, Centro Multimedia, Media Lab Prado, CASA San Agustín Etla, Cinefilias, MUAC UNAM, Ex Teresa, MACG, Museo Experimental El Eco y UVA Tlatelolco. Dedicada a las prácticas artísticas que comprenden la investigación en servicio de la producción. Así como a la docencia en artes en distintos centros culturales del país. Interesada en temas como: memoria e identidad, y en su relación con la narratividad. Así como en conceptos como: reescritura y variación en relación con las prácticas de archivo, el found footage y la apropiación.

 

 

Related Posts
Comments
  • Oscar Júpiter Andreu Navarrete

    Es fascinante la propuesta, desde mis ojos puedo ver el sentido de una sociedad que abandona pero no logro entender porque?, existiendo mil alternativas la más sencilla resulta el abandono, sin emabargo el Arte te da la pauta para crear lo inimaginable pasar de lo gris a lo verde de lo borroso a lo detallado, de lo nublado a lo infinito; es precioso ver más allá de lo que tus ojos te permiten, poder soñar, creer y crear de lo perdido de lo tirado de lo ignorado, de lo abandonado. Sería maravilloso ver a través de el lente de María José Alos las ruinas y los restos de las personas, de los humanos, de los cuerpos, del individuo; sería magnifico ver el abandono del ente social para tal vez poder encontrar sentido y forma a aquello que lastima la escencia del ser, la psique reprimida, la voz apagada y las inflexiones de los sentidos.

Leave a Comment